El bar que siempre está ahí

publicado en: Uncategorized | 0

Viví en Tenerife y ya me pasaba. Había un bar en particular que abría antes que ningún otro. Un bar que siempre estaba abierto. Y un bar… donde sus camareros eran casi mi familia.

Viví en Donostia en tres sitios diferentes y en los tres sitios encontré un bar de esta índole. En Pasaia, en El Antiguo y en Larratxo. Bar que abre temprano, bar que siempre está abierto y bar de majestuosos y/o agradables camareros. En particular el de Alza. Semidioses al servicio del hombre que pisa La Tierra.

Ahora vivo en Granada y me estoy haciendo a un bar que al principio le tenía cierta manía. Es un bar que sin duda cumple las dos primeras características. Y es del barrio. Sin embargo, no me acababa de convencer el servicio.

Pero estaba equivocado. Se trata de otro bar gestionado por semidioses.

Mando un saludo cargado de un millón de kilovatios a todos esos bares que hacen del mundo entero un lugar mejor en el que vivir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *